Locura por construir el barco “casero” de madera contrachapada con el que dar la vuelta al mundo

(Desde: https://www.expansion.com/nauta360)

Hace cuatro meses se presentaba en sociedad una nueva clase de barco: el Mini 5.80. El concepto, ideado por el navegante, aventurero y promotor de regatas ‘vintage’ Don McIntyre es tan sencillo como asombroso: construye tu propio velero ‘low cost’ y compite con él en una vuelta al mundo a vela; poco importa la experiencia en fabricar barcos, el nivel como navegante o la edad. Puede que la propuesta suene a locura, a una ocurrencia con mucho romanticismo y poco recorrido, pero lo cierto es que la acogida está superando las expectativas.

“Pensé que tardaría un año en ver a 100 navegantes construyendo el 5.80, pero está ocurriendo en cuestión de meses”, asegura McIntyre. En concreto, son más de 80 ‘constructores/navegantes’ procedentes de una veintena de países de Europa (incluido España), Norteamérica, Sudamérica, Oceanía y Asia.

Para dar vida al velero oceánico hay que comprar los planos de construcción (300 euros), madera contrachapada, vidrio y epoxi y dedicarle entre 500 y 600 horas de trabajo. También se puede construir el mástil o encargarlo a los fabricantes Sparcraft y Selden. Y a finales de este mes se espera conocer qué empresa ofrecerá en exclusiva el juego de velas. El presupuesto, dependiendo de los materiales y aparejo, oscila entre los 16.000 y 35.000 euros.

Según el creador de la regata de vuelta al pasado Golden Globe Race 2018, los primeros clientes componen una miscelánea de aventureros solitarios y de aficionados a la navegación de recreo. Para muchos navegantes de fuera de Europa, la posibilidad de introducir la embarcación en un contenedor de seis metros de longitud se presenta como una buena oportunidad para transportar el barco al viejo continente y disputar el calendario de regata.

La primera cita de la clase Mini 5.80 está prevista para noviembre de 2021. Se llama la Globe 5.80 Transat y es un cruce al Atlántico en solitario de unas 3.600 millas, entre el Sur de Portugal al Caribe, haciendo una sola escala en Madeira o Lanzarote. Una docena de regatistas ya han mostrado interés en formar parte de la flota.

La gran singladura será la Mini Globe Race de 2024, la primera circunnavegación con esta flota ‘lowcost’ de veleros “divertidos, asequibles y seguros” apta, desde el punto de vista económico, para todos los públicos.

La navegante francesa Mathilde Lozachmeur, de 32 años, es una de las personas que aspiran a estar en la línea de salida de la vuelta al mundo a bordo de esta cáscara de nuez. Inspirada, como otros tantos galos, por Éric Tabarly y Bernard Moitessier, ha decidido tomarse dos años sábaticos para construir su Globe 5.80, entrenar y participar el año que viene en la regata transoceánica.

“Muchas personas toman estos pequeños barcos por juguetes, pero tienen todo lo que tienen los grandes; hay que tomar estos Mini en serio”, afirma Lozachmeur, quien reconoce su ilusión por hacer del garaje de su casa un astillero. “Nunca imaginé entrar en la construcción de barcos, pero me gusta mucho la idea. Es aceptar un desafío personal, aprender de esta aventura”.

Para obtener más información sobre la construcción de estos barcos, la página web de la clase está publicando varios vídeos como estos:

aquí un vídeo de 60 minutos con las instrucciones para contruir un Mini 5.80 con tus propias manos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s